Páginas vistas en total

jueves, 2 de diciembre de 2010

LA VIEJECITA

La siguiente actividad relacionada con la poesía “La viejecita” la han realizado los niños y niñas de 3º de primaria. Se trata de eliminar algunos versos y palabras para que cada uno los complete como quiera tratando de mantener la rima.

La poesía es la siguiente:

La viejecita

Érase una viejecita

Sin nada que comer,

Sino carnes, frutas, dulces,

Tortas, huevos, pan y pez.

Bebía caldo, chocolate,

Leche, vino, té y café.

Y la pobre viejecita no encontraba

Qué comer, ni qué beber.

(Rafael Pombo)

Ahora eliminamos algunos versos y palabras:

La viejecita

Érase una viejecita

Sin nada que comer,

…………………………..

Tortas, huevos, …………..

Bebía caldo, ………….

Leche, ………, té y café.

Y la pobre viejecita no encontraba

Qué comer, ni qué beber.

(Rafael Pombo)

Algunos ejemplos de esta actividad son los siguientes:

La viejecita

Érase una viejecita

Sin nada que comer,

Sino nueces, futas, galletas,

Tortas, huevos, aves y miel.

Bebía, caldo, agua,

Leche, zumo, té y café.

Y la pobre viejecita no encontraba

Qué comer, ni qué beber.

La viejecita

Érase una viejecita

Sin nada que comer,

Sino pipas, chicles, chuches,

Tortas, huevos, natillas y miel

Bebía, caldo, aguacate,

Leche, zumo, té y café.

Y la pobre viejecita no encontraba

Qué comer, ni qué beber.

La viejecita

Érase una viejecita

Sin nada que comer,

Sino nueces, aves, uvas,

Tortas, huevos, salsas y miel

Bebía, caldo, consomé,

Leche, zumo, té y café.

Y la pobre viejecita no encontraba

Qué comer, ni qué beber.

La viejecita

Érase una viejecita

Sin nada que comer,

Sino nata, helados, calamares.

Tortas, huevos, flan y consomé.

Bebía, caldo, mosto,

Leche, agua, té y café.

Y la pobre viejecita no encontraba

Qué comer, ni qué beber.

LA RATITA POÉTICA

LA RATITA POÉTICA

En 4º curso trabajamos con la primera estrofa de Ratita, ratita. Primero cada alumno y alumna tenía que escribir una o dos estrofas, después elegimos una de cada uno y las unimos en una sola poesía.

-Ratita, ratita.

-¿Qué?

-Tomamos café a las seis.

-No, no, no puede ser.

-Ratita, ratita.

-¿Qué?

-Vamos al cine a las seis.

-No, no, no puede ser.

-Ratita, ratita.

-¿Qué?

-¿Compramos un helado a las seis?

-No, no, no puede ser.

-Ratita, ratita.

-¿Qué?

-¿La televisión quieres ver?

-No, no, no puede ser.

-Ratita, ratita.

-¿Qué?

-¿Quieres jugar después?

-No, no, no puede ser.

-Ratita, ratita.

-¿Qué?

-¿Damos un paseo en tren?

-No, no, no puede ser.

-Ratita, ratita.

-¿Qué?

-¿Vienes al parque después?

-Sí, sí, ¡qué divertido es!

-Ratita, ratita.

-¿Qué?

-¿Me acompañas hasta el taller?

-No, no, no puede ser.

-Ratita, ratita.

-¿Qué?

-¿Y por qué no puede ser?

-Porque ya quedé.

-Ratita, ratita.

-¿Qué?

-¿Sabes contar hasta 10?

-No, no, eso no sé.

-Ratita, ratita.

-¿Qué?

-¿Quieres leer?

-No, no, no puede ser.

-Ratita, ratita.

-¿Qué?

-¿Sabes hacer un pastel?

-No, no lo sé hacer.

-Ratita, ratita.

-¿Qué?

-¿Me puedes hacer un té?

-Sí, sí, eso sí sé.

-Ratita, ratita.

-¿Qué?

-¿Vienes conmigo a comer?

-No, no, no puede ser.

-Ratita, ratita.

-¿Qué?

-¿Comes conmigo a las tres?

-Sí, sí, sí quiero comer.

-Ratita, ratita.

-¿Qué?

-¿Puedes venir a mi cumpleaños esta vez?

-No, no, no puede ser.

-Ratita, ratita.

-¿Qué?

-¿Vamos a África en tren?

-No, no, no puede ser.

-Ratita, ratita.

-¿Qué?

-¿Qué quieres hacer?

-Navegar por los mares

en un barquito de papel.


SI YO TUVIERA...


SI YO TUVIERA…
Los alumnos/as de 5º curso, teniendo como referencia a Gloria Fuertes, han hecho sus pinitos como poetas/poetisas. El resultado es:

Si yo tuviera una canasta
encestaría hasta decir basta.

Si yo tuviera un balón
jugaría hasta meter gol.

Si yo tuviera una pelota
jugaría con José Mota.

Si yo tuviera una cuerda
¡ojalá un perro la muerda!

Si yo tuviera una pica
la saltaría todos los días.

Si yo tuviera una colchoneta
saltaría en ella hasta que
alguien se la lleve acuestas

Si yo tuviera un aro
no pararía hasta ver un pato.

Si yo tuviera una espaldera
treparía hasta cuando quiera.

Si yo tuviera un banco sueco
en él me sentaría con unos suecos.
Si yo tuviera una valla
escalaría como una araña.

Si yo tuviera unos zancos
los tiraría por un barranco.

ALUMNADO DE 5º CURSO 20010/2011



SI YO FUERA...
En Educación Infantil (3 años), partiendo del verso " Si yo fuera..." hemos creado juntos este poema:

Si yo fuera una gota de lluvia...
mojaría a todos.
Si yo fuera una ola del mar...
mojaría la cara de  los niños.
Si yo fuera viento...
soplaría para enfriar a todos.
Si yo fuera paloma...
volaría por el cielo.
Si yo fuera león...
comería a los niños y a las madres.
Si yo fuera cocodrilo...
iría al río a bañarme con las serpientes.
Si yo fuera nieve...
caería del cielo y me quedaría en el suelo.
Si yo fuera gato...
buscaría a mis padres.
Si yo fuera humo...
volaría hasta empujar a las nubes.
Si yo fuera nube...
marcharía a mi casa por el cielo.
Si yo fuera piedra...
haría una casa para el lobo.
Si yo fuera mariposa...
buscaría una flor para esconderme del viento.
Si yo fuera flor...
esperaría que viniera una mariquita.


COMENZAMOS CON LA POESÍA

LA POESÍA

En nuestro “Taller de Escritura” ha llegado el momento de la poesía, pero ¿Cómo explicar la poesía sin poesía?

“…La poesía es como el viento,
o como el fuego, o como el mar.
Hace vibrar árboles, ropas,
abrasa espigas, hojas secas,
acuna en su oleaje
los objetos que duermen en la playa..."
José Hierro

La escuela, encargada de enseñar Lengua, pero también de educar a seres humanos en su totalidad, no olvida los sentimientos y la creatividad y tiene en la poesía una herramienta fundamental.

Poesía en la escuela para ser, para vivir, para decir, para crear y recrear la realidad, para cambiar el mundo, para curar…

Porque un poema

es como llevar el cielo en la boca.

es como el pan recién hecho,

el gusto que queda en la boca

después de comerlo.

Un poema

es escuchar el latido

del corazón de las piedras.

es cuando las palabras quieren volar.

es un canto desde la prisión.

Un poema

pone las palabras del revés

y ¡ale hop! el mundo es nuevo.

Un poema para curar a los peces de J. P. Simeón

Y el viento de la poesía, que pone las palabras del revés, trae un mundo nuevo a nuestras clases.